El hombre y la Tierra

El medio ambiente a tu alcance

  • diciembre 2008
    L M X J V S D
    « Nov    
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  
  • El hombre y la Tierra

EL VINO, UN MUNDO POR DESCUBRIR

Posted by bernabelen en diciembre 7, 2008

El grupo Osborne nos abre las puertas de su Bodega en Malpica, Toledo

           

            La pasada semana visitamos las Bodegas Osborne situadas en Malpica del Tajo, a 60 Km de la ciudad de Toledo. El grupo Osborne cuenta con fincas en Francia, Portugal y España, siendo la extensión de Malpica la más grande de cuantas integran su dominio, con un total de 1000 hectáreas. Nada mejor que un paseo por sus viñedos e instalaciones para conocer algo más de esta cultura.

 

            La llegada a la finca tuvo lugar a las once de la mañana. Nada más llegar uno puede apreciar el cuidado de hasta el más mínimo detalle. Nos reciben en un escenario acorde con la grandiosidad de la firma. La visita guiada será precedida del visionado de un video en el que se da constancia de las marcas del grupo, así como de su historia.

 

Momentos antes de subir al tren

Momentos antes de subir al tren

            La visita continúa con una ruta en tren a los alrededores de la finca. En ella nos informan sobre las distintas variedades cultivadas, el sistema de riego empleado, controles sobre medición de los parámetros de la uva y requisitos de calidad. Son muchas las variedades de uva que se cultivan en la bodega de Malpica, entre ellas destacamos Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Petit Verdot, Sirah y Merlot. Todas cuentan con un aroma y sabor propios, así como con una producción acorde a sus particularidades. Aparte de las variedades ya implantadas y aceptadas en el mercado, tanto nacional como internacional, la finca cuenta con una superficie reservada a otras variedades para ver su adaptación tanto al suelo como al clima de la zona.

           

            El lugar donde nos conduce el tren es justo el mismo donde los remolques de los camiones descargan la uva, es decir, el principio del proceso de tratamiento de la uva.

 

            Las uvas, una vez descargadas pasan a unas tolvas a través de unos tornillos sinfines. En un primer momento se someterá a un estrujado, cuya finalidad es extraer el mosto de la uva, y posteriormente se eliminará el raspón en un proceso conocido como despalillado.  El guía, a través del interior de las instalaciones, nos conduce entonces hasta el siguiente paso del proceso, la fermentación. Gracias a amplias cristaleras

Vistas de los viñedos

Vistas de los viñedos

podemos ver dos salas ocupadas por depósitos cilíndricos de enormes dimensiones donde se lleva a cabo dicho proceso. En el caso del vino tinto se llevan a cabo dos fermentaciones. Primero se realiza una fermentación alcohólica, donde las levaduras transforman los azúcares en alcohol y donde además el hollejo va transfiriendo las materias colorantes al mosto, dándole ese color tinto característico. Una vez conseguido este objetivo, el mosto se extrae separado ya de la parte sólida y se introduce en otros depósitos, donde tiene lugar la segunda fermentación, la maloláctica, cuya finalidad es la de transformar el ácido málico en uno más suave como es el láctico, otorgando finura y suavidad al vino. La extensión de Malpica cuenta con 88 depósitos de fermentación de 75.000 litros de capacidad cada uno, que incluyen los más recientes avances técnicos para controlar las distintas fases del proceso de elaboración de sus vinos. Una vez acabada esta fase, el vino puede ser embotellado directamente si se trata de un vino joven, o pasar a barricas donde permanecerán un tiempo variable dependiendo si se comercializará como crianza o reserva en el mercado. Las barricas en este caso son de roble americano según las explicaciones del guía y son vitales, puesto que la madera cede al vino una serie de características tales como aroma, sabor etc. fundamentales en el resultado final. La visita se ameniza en este punto con un juego donde los visitantes tratamos de identificar una serie de aromas guardados en unos recipientes que intentan acercarnos un poco más a los aromas que encierra un vino.

 

            Una vez visitada la sala de barricas donde las condiciones de humedad y temperatura son muy importantes, la visita se dirige hasta la parte final del proceso, la sala de embotellado y etiquetado. En esta sala podemos ver el alto grado de automatización de este tipo de procesos  además de la rapidez con la que se realizan este tipo de operaciones en una industria de este tipo.

 

            Finalmente y tras visitar otras zonas de la bodega como salones, patios y jardines de una gran belleza, nos dirigen hacia la sala de catas donde, con un trato exquisito, nos dan a probar tres de sus vinos: “Solaz”, “Dominio de Malpica” y “Plural”, acompañados de un generoso aperitivo y de una botella de muestra de regalo.

Sala de celebraciones

Sala de celebraciones

  El reloj marcaba las dos del mediodía cuando nos disponíamos a abandonar la finca rumbo a Madrid. Durante tres horas se alargó la visita a la bodega, tres horas de aquella mañana de noviembre en la que todos tuvimos la sensación de encontrarnos un poco más cerca de esta cultura tan asombrosa como es el vino. La visita, muy ilustrativa e interesante, el trato, de diez. El viaje, sin duda, había merecido la pena.

       

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: